Feeds:
Entradas
Comentarios

OMFG, hoy es el día más feliz de…. de…..

….

Bueno, desde que se empezó a emitir este nuevo remake.

En Japón han lanzado un anuncio del capítulo 15 que se emitirá el día 12 de Julio, donde podríamos decir que empieza una nueva etapa… Aquello que no vimos jamás en el primer anime.  No le han colocado subtítulos aún, pero tal como pinta parece muy emocionante.

De este anuncio, de momento, se pueden deducir dos cosas.

-Se hace presentación del siguiente opening de la serie, que corre a cargo de unos tales NICO touches the Wall y se llama Hologram. Bastante interesante.

-Y nos presenta, también, al que será el seiyuu del personaje de Ling (el tipo de pelo negro y coleta que parece chino), y el motivo de mi alegría: Mamoru Miyano. Como seguramente sepáis, Mamoru ya participó en series como Death Note, Wolf’s Rain y Ouran Host Club por mencionar solo unas pocas, así que el que se una al elenco de Full Metal Alchemist es todo un honor. Es uno de mis seiyuu favoritos, asi que podría estar prácticamente segura de que no nos defraudará… aunque si soy sincera, para ese personaje me imaginaba una voz menos profunda y un poco más aguda… igualmente no me puedo quejar. Tal como es Ling, le va bien un seiyuu con una voz digamos tan… señorial, como Mamoru. Ya os daréis cuenta de por qué ^^.

El problema ahora es saber si podré esperar hasta el 12 sin acabar sin uñas xD.

Anuncios

Escuchando: Ichigo Complete (Opening de Ichigo Mashimaro)

He vuelto. (muahahaha) Vengo a hacer una pausa y a volver a hablar de anime. En concreto, de un anime de niñas kawaii (otra vez… me vais a odiar por esto, lo presiento, parece que no sepa hablar de otra cosa xDDDDDDD O que no sepa ver otro tipo de anime, en cualquier caso).

Las chicas Mashimaro: Chika y Nobue (arriba), Matsuri (en el centro), Miu y Ana (abajo)

Chika y Nobue (arriba), Matsuri (en el centro), Miu y Ana (abajo)

Este anime se llama Ichigo Mashimaro, que en castellano vendría a significar “Nube de Fresa” (Nube en el significado de la golosina, que en otros países también se conoce como malvavisco). Engrupándose en la categoría de series como Azumanga Daioh o Lucky Star, el argumento no tiene más complicación que el presentarnos el día a día, curioso y con muchas situaciones divertidas, de cuatro chicas. En este caso, de cuatro niñas de 12 y 11 años y de la hermana mayor de una de ellas, Nobue, así que en ése sentido (y en muchos otros) la hacen una serie especial en el género. Partiendo del manga creado por Barasui se creó el anime, en 2005, por parte del desconocido Estudio Doumu (._. Por lo menos, la que aquí escribe no tenía ni idea de su existencia, hasta la aparición de éste anime…).  El manga, según tengo entendido, no está publicado en España, ni en ninguna parte fuera de Japón. Lo cual es algo extraño, porque la serie tiene ya su antigüedad, y otros mangas menos conocidos que este ya han sido publicados aquí… aunque lo cierto es que éste es muy poco conocido de por sí. Y como dije es muy, muy especial.

Obvia decir que éste anime no es para todos los gustos. No a muchos les gusta ver éste tipo de historias donde, aparentemente, “no pasa nada”, pero a mí me resulta interesante ver cómo interactúan las personas entre sí y encontrarle la gracia a una serie de situaciones que podrían pasarle a cualquiera en cualquier momento y lugar, sin que haya una acción trepidante o una trama compleja (que no digo que estén mal, por supuesto que no, pero para relajarse un poco este tipo de historias no vienen mal). Además, éste anime es especial porque no va de chicas de instituto, va de niñas que aún van a Primaria, y que no se preocupan por los problemas que les achacan a los adolescentes y adultos. Así visto, la serie puede parecer muy infantil, pero no es exactamente así. Le viene bien el nombre, porque como las fresas, éste anime es dulce y un poquito ácido al mismo tiempo.

Nobue es la mayor de las cinco protagonistas, y es el foco por el que nos muestran una visión algo más “adulta” de las situaciones, ya que resulta un personaje bastante melancólico y cínico. En el manga tiene 16 años, pero en el anime se lo cambian a 20, ya que esa es la edad legal en Japón para fumar y beber (y obvio que ella hace éstas dos cosas… sobre todo la primera; es una fumadora compulsiva sin remedio). Después están las niñas, que son el foco principal e inocente de la historia: la hermana menor de Nobue, Chika, y sus amigas, Miu, Matsuri y Ana. Chika es una niña muy responsable para su edad, sensata y un poco temperamental; de hecho, es la más seria de las cuatro, y está peleándose constantemente con Miu, quien además es su vecina y compañera de clase. Ésta, al contrario, es la viva imagen de la niña revoltosa y traviesa, y es la culpable de la mayoría de los problemas que les surgen, así como de muchas situaciones cómicas. Matsuri es una niña muy tímida, dulce e ingenua, que es una víctima constante de las bromas y locuras de Miu, y compañera de clase de Ana, una niña que vino de Inglaterra con su familia hace un tiempo, pero a la que curiosamente se le ha olvidado cómo hablar el inglés (situación que no quiere que sepa nadie); toda una señorita.

Esta serie ha resultado algo controvertida, principalmente a causa de Nobue  y del comportamiento que a veces muestra, más propio de un viejo verde a veces que de una chica normal. Me explico; la serie en sí tiene un poco de estética loli (muy muy suave), y en el caso de Nobue, parece que tiene una cierta atracción moe por las niñas, que en mi opinión no es más que una versión exagerada de alguien a quien simplemente le encantan los niños (¡en el sentido más puro y casto de la expresión!). Esto, con el factor de que no hay argumento, es algo que puede terminar de echar para atrás a cierto público; sin embargo, en mi humilde opinión no tiene por qué. Después de todo, tampoco hay nada escandalizante en verdad; es sólo que los japoneses son muy de meter metáforas a las cosas y de insinuar, y por ello ya los hay que montan un escándalo a lo mínimo que vean fuera de tono. No es para tanto, de verdad. Como siempre digo, en éste tipo de series y aquí especialmente es mejor disfrutar de los toques de humor que hay en las peripecias de las niñas, de la inocencia y alegría de vivir que desprenden y que nos provocan ternura y una cierta nostalgia en los adultos, al recordar aquellos tiempos de la niñez que no volverán.

Ésta serie es una de las que se consideran cortas: tiene sólo 12 capítulos, más una serie de OVAS. Así que ya sabéis, una recomendación clara para los que os gusten éste tipo de historias. A veces, lo sencillo resulta más bonito, ¿no os parece?

Y ahora, señores y señoras, para romper la dinámica de las críticas donde canto las excelencias de diversos animes y mangas con más pros que contras, y sin que sirva mucho de precedente (no soy muy dada a hacer éste tipo de crítica porque yo soy siempre más de verle el lado bueno a las cosas), aquí os va una crítica de un anime que vi recientemente, uno muy famoso, y que me gustó muy poco… por no decir que no me gustó nada. Me expongo con ello a que me lluevan un montón de flames de fans indignados (“¿Cómo no te puede gustar Haruhi Suzumiya? Si es el mejor anime del siglo, algo imperdible para un otaku hoy dia, blablabla…”), pero he aquí que soy incapaz de entender qué es lo que tiene este anime para que guste tanto, y que, como persona que sabe pensar por sí misma que soy, tengo el derecho a opinar distinto de lo que puedan hacerlo una gran masa de borregos gente, lo cual necesariamente no implica que mi opinión sea mejor que la de esas personas o al revés. Dicho esto, sigo con la crítica en cuestión.

La melancolía de Haruhi Suzumiya (en japonés, Suzumiya Haruhi no Yuuutsu), es, a día de hoy, quizás la creación más conocida del estudio Kyoto Animation. En sus inicios fue una novela ligera creada por Nagaru Tanigawa. El anime consta de la fecha del 2006, y la impresión que dejó en los fans fue como una onda expansiva que no para de crecer. En este año se habla de una segunda temporada, con el nombre de La desaparición de Haruhi Suzumiya (de hecho, por fuentes recientes, creo que ya han empezado a emitirla). Como sea igual que como fue la primera, ya podemos esperarnos una nueva oleada de locura del fenómeno que nos devastará a todos… *suspira*.

Los protas, de izquierda a derecha: Kyon, Koizumi (chicos), Yuki, Haruhi (en el centro) y Mikuru.

La única razón por la que acabé viendo ésta serie fue debido a Lucky Star, que, como ya os he comentado hasta la saciedad por aquí, es de los mismos responsables, y por eso se permiten el lujo de meter un montón de referencias y gags a la serie. De modo que debido a todo este cargamento de publicidad subliminal, no pude soportarlo más y me lancé a ver la primera temporada, con sus 13 episodios. Por supuesto, sabía de antemano que los 13 capítulos en su forma original los lanzaron completamente desordenados a en cuanto a línea cronológica, algo inaudito en un anime hasta ahora, y muchos se quejaban de que no podían enterarse de lo que iba la trama; así, me enteré qué capitulos tenían el orden correcto cronológico y los vi de este modo, pensando así que me enteraría mejor de la historia.

Pues bien… nada más lejos de la realidad. No me enteré de nada igualmente.

Es decir, sí, entendí mucho más de lo que lo hubiera hecho si hubiera seguido el anime de forma convencional seguramente, pero de todos modos el argumento seguido en orden correcto es una auténtica paranoia. Básicamente, y para no brearos demasiado con el tema, la historia va resumida así: Kyon, un estudiante de secundaria normal y corriente, más soso que una sopa sin sal (aunque podríamos decir que de toda la troupe es el único cuerdo…) conoce a una estudiante nueva en su clase, Haruhi Suzumiya, que es completa y radicalmente distinta a él, por decirlo de alguna manera. Ya en su presentación, alegó que no tenía ” ningún interés en los insignificantes humanos. Si hay en el mundo algún extraterrestre, seres con poderes paranormales o viajeros en el tiempo, que vengan a mí”. Lo normal después de eso es que todo el mundo empezase a tacharla de rarita (o a movilizarse para meterla en algún psiquiátrico), pero Kyon, a pesar de que la chica en principio le repele (normal, porque es borde como ella sola), empieza a tomar interés por ella… y al final, acaba envuelto en sus iniciativas para crear un club que satisface sus deseos: la brigada SOS, para la cual empiezan a secuestrar gente que puedan ser sus miembros (incluido Kyon mismo) y a extorsionar a otros clubs para conseguir lo que quieren, como un ordenador nuevo.

Kyon por supuesto no entiende nada de nada y cada vez piensa que la chica está cada vez más chiflada, pero los demás miembros del grupo, Yuki, una chica completamente inexpresiva a la que le gusta leer y habla muy poco, Mikuru, una chica sensible y sumisa con grandes… atributos (en otras palabras lo que todo hombre japonés desearía…), la cual es la principal víctima de los constantes acosos y locuras varias de Haruhi, y Koizumi, un estudiante de intercambio que es el último que se incorpora y es inquietantemente paciente y calmado, no parecen oponerse a las descabelladas ideas de Haruhi, quien por supuesto se autoproclama Líder de Brigada y dirige sus búsquedas de lo sobrenatural. Pronto, Kyon descubre por qué; sus compañeros son, precisamente, lo que Haruhi anda buscando, y al parecer ella es una especie de entidad divina, con la capacidad de asolar el mundo tal como ellos conocen si es que no se actúa conforme ella lo desea. Así que Kyon no tiene más remedio que hacer lo propio, finalmente…

Bien, llegados a ese punto de la trama, decidí que no tenía sentido alguno lo que estaba viendo. Todo demasiado rebuscado y antinatural. Si al menos hubiesen tratado el argumento de otra manera… pero no. Es de lo más desechable que he visto en tiempo. Y en cuanto al factor humor, solo algún que otro capítulo me ha logrado arrancar una pequeña sonrisa, pero nada más: la gran mayoría de las situaciones son absurdas, pero no es ese absurdo simpático del que me pueda reír con él; no, de tan absurdas, son un completo aburrimiento. El final, de los peores y más insulsos que he visto en mi vida. Uno se queda como diciendo: “y… ¿ya esta? ¿He tenido que desperdiciar un tiempo de mi vida en ver las peripecias de una niña loca que viene a ser la Iker Jiménez japonesa y sus secuaces, sólo para encontrarme con ESTO?”.

Y he ahí el por qué de preguntarme el éxito que ha tenido ésta serie. A veces me pregunto si no ha tenido mucho que ver en ello el archiconocidísimo baile del Hare Hare Yukai (que sinceramente es de lo mejor de TODA la serie, junto Aya Hirano, la seiyuu de Haruhi, que además de cantar el opening hace una labor impecable interpretandola) que ponen como ending, o quizás los abundantes sangrados de nariz  que provoca Mikuru Asahina asaltada sin piedad por la protagonista y actuando de forma repulsivamente loli (también hay un episodio dedicado a ella, que en realidad es un cortometraje que realizan los de la Brigada SOS de forma cutre). Lo cierto es que hasta la animación deja bastante que desear, porque en realidad no es nada que no estemos acostumbrados a ver últimamente los aficionados al anime. Todavía no me he encontrado un argumento válido por lo que considerar ésta serie como buena, por lo que para mí, pasará a los archivos de aquellos animes que vi en su día y que ahí se quedarán, sin pena ni gloria, y mucho menos sin segundo visionado. De la segunda temporada, ni hablar de verla. Por mucha publicidad subliminal que puedan meterme los de Kyoto Animation en un futuro… (oh, sí, os tengo ya calados).

Es una lástima, porque por lo que se cuenta por ahí de ella por la red, esperaba mucho, mucho más de una serie que ha logrado tanta reputación. Sólo espero que en un futuro Kyoto Animation, sea lo que sea que hagan, puedan ofrecernos mejores tramas que ésta.

Ajá, sí, otra vez soy yo dispuesta a daros el coñazo con el mismo tema. Hay otros trabajos que hay que hacer, pero ya que os estaba hablando del proyecto personal de cómic seguiré con lo mismo…

La creación de personajes está llegando a su fin y una tiene que ponerse a pensar en qué historia va a plantear para la sinopsis. Más o menos lo tengo todo pensado… ésto es, más o menos (u.uU). La trama principal consistirá en que la niña, la hermana del protagonista, será raptada por las criaturas mágicas, y su hermano desesperado va a buscarla… aunque para ello tenga que aliarse con las criaturas mismas, a las cuales odia. En teoría, y según nos han dicho en clase de Cómic, lo primero para tener un buen guión entre manos es saberse el final antes que nada… pero si os soy sincera, no tengo ni puñetera idea de qué va a pasar al final aún, así que me va a tocar lo de siempre: improvisar. Soy incapaz de planificarme las historias en esquemas, en serio… ese problema me perseguirá hasta el fin de los tiempos T__T.

También, toca hacer la “parte aburrida” del cómic, es decir, el storyboard; cómo va a ir la historia en viñetitas y distribuirla de forma que no quede ni muy aburrida ni muy incoherente… y hacer las páginas. Sólo van a ser cuatro, pero aun no estoy segura de su distribución… si hacerlas salteadas, o hacer la historia de forma rapidísima, o dejar el final abierto, o qué demonios… ¡porque la historia entera en 4 páginas no me va a caber! En fin, no queda más remedio que romperse la cabeza de igual forma durante estas semanas, porque hacia el final de Junio tengo que tenerlo hecho. Para pegarse un tiro (y encima aparte de eso tengo que hacer lo de las otras clases… alegría, alegría).

Así que ya estoy acabando la fase de creación de personajes. Lo voy a echar de menos en unos días, y lo sé, así que algunas cositas que me quedan pendientes las iré haciendo conforme avance en el cómic y me aburra soberanamente (será la mejor manera para paliarlo…). Tengo por tanto nuevos dibujitos para enseñar: las expresiones faciales de los dos hermanitos protagonistas, y dos nuevos personajes, los más complicados de hacer de todos de lejos… ahora veréis por qué.

Por cierto, estoy en la ardua tarea de asignarle nombres a los personajes. De momento, ya he decidido que el chico se va a llamar Caleb… pues… porque sí. Me había empeñado en un nombre masculino que empezase por C, y como no quería tampoco nada demasiado complicado y mi otra opción, Chris, está más trillada y era mucho más previsible (ja, ja), pues acabé decidiendome por eso. Faltan los otros tres… Creo que a la niña le pondré un nombre que empiece con M. Melissa, o algo así (aunque ahora que lo pienso también está muy trillado ese nombre…). O Melinda…

escanear0014

escanear0011Y los dos personajes nuevos, que son de lo más variopintos. Si los protagonistas eran humanos, estos otros son criaturas mágicas; en concreto una ¿aliada? y un villano.  La aliada es una especie de centauro, que más que centauro la podríamos catalogar como “mujer unicornio” por el cuerno en la frente; es una especie extremadamente rara de ver, medio extinguida entre los feéricos; y el papel que jugará en la historia será el de ayudar a Caleb a encontrar a su hermana, después de al principio culparla de ser la responsable de su rapto xD vamos, que se van a llevar bien…. Esta es la primera vez que hago un personaje de ésta clase, tan complejo, pero la tenía en la mente y tenía ganas de plasmarla… la parte de caballo por algun modo no me acaba de cuadrar con el resto del cuerpo, pero es el resultado más satisfactorio que tengo de momento, luego de intentos fallidos y horrorosos xD

escanear0010

Y luego, el villano, un goblin/duende maligno, bajito y cachas, con ropa entre estilo pirata y bondage xDDDDDD A pesar de su aspecto de matón sin cerebro, es muy inteligente y calculador, una circunstancia que por alguna razón no se suele dar entre el resto de su especie, que le tienen como cabecilla. Por supuesto, es quien está detrás del secuestro de la niña… con sabe quién qué intenciones oscuras… (tampoco penséis muy mal, que os conozco).

escanear0013Sí, soy consciente de que tengo muchos errores en los dibujos… como por ejemplo que la cara de enfado de mi prota está rara, o que el cuerpo de la centauro-unicornio está descompensado… *llora desconsolada* En fin, voy a ver si soy capaz en éstos días de mejorarlos; al fin y al cabo todo son por errores tontos, realmente… espero que os gusten un poquito, de todas formas. Nos vemos a la próxima!

Escuchando: Kimi ni fuku kaze, de Mikuni Shimokawa (Ending de FMP: Fumoffu)

De Full Metal a Full Metal, y tiro porque me toca. Después de una semana sin publicar nada en éste blog mío tan desierto, dejo de momento el tema del Alquimista de Acero a hablar de uno de los animes que acabé de ver hace muy poco, y que a pesar de que es otro shonen, no tiene nada que ver con el tema anterior.

Las chicas de Full Metal Panic y Bonta-kun, el icono de esta segunda temporada

Las chicas de Full Metal Panic y Bonta-kun, el icono de esta segunda temporada

Ésta serie que paso a comentar hoy es la segunda temporada de Full Metal Panic, que por su tono difiere completamente de la primera y la tercera temporada que hace poco sacaron. Esta es una serie que mezcla la comedia de instituto con la acción futurista (armas, armas y… más armas). Si bien la primera y la tercera temporada tienen un tono más serio y siguen una trama determinada (un poco demasiado surrealista para mi gusto, que no soy muy aficionada a las historias de mechas…), Full Metal Panic? Fumoffu se desmarca de ellas y, como si fuera una serie independiente, se focaliza tan sólo en el día a día de los protagonistas, con situaciones delirantemente divertidas.Por supuesto que uno se descentra un poco si empieza a ver ésta serie sin haber visto la primera temporada, pero no supone un gran problema, porque enseguida sabes cómo son sus personajes y las relaciones que tienen entre ellos, sin que por ello puedas sentirte perdido en la trama.

Nuestros protagonistas principales son Sousuke Sagara, un chico bastante atípico para su edad (por no decir que es más raro que un perro verde a cuadros… decidme si conocéis a un chico que sea como éste, y os pago… o bueno, mejor no), porque resulta que es un sargento que no ha conocido en su vida otra cosa que las armas de fuego y las normas de la milicia y no se sabe adaptar a la vida civil (con lo cual es casi siempre la causa de las situaciones surrealistas en las que se ven envueltos en la serie); y Chidori Kaname, quien resulta ser una simple chica de instituto, pero que tambien es bastante atípica para ser japonesa porque tiene un carácter de los mil demonios… por culpa de Sousuke principalmente, al cual anda atizando de continuo con una especie de abanico gigantesco (que sé que tiene un nombre, pero no recuerdo cual era…). Para situarnos un poco en la historia, Sousuke va al mismo instituto y clase de Chidori porque tiene órdenes de protegerla, ya que es objetivo de unas organizaciones militares y blablabla (estas cosas se tratan en la trama de la primera temporada, de la cual tengo nociones bastante mínimas ya que sólo he leído un poco del manga… de cualquier manera, esto no interesa mucho ahora mismo).

Y ahora vamos a lo bueno. ¿Por qué “fumoffu”? ¿Qué es eso y por qué llaman así a esa temporada? No se puede decir que tenga traducción, precisamente, y tampoco una explicación racional (¿para qué? Esto es humor absurdo al fin y al cabo, aquí la lógica no juega un papel importante), pero tiene que ver con el icono y, para mi gusto, lo mejorcito de toda la temporada: Bonta-kun. Es un oso de peluche (curiosamente, Bonta-kun es el nombre con el que se llama a los osos de peluche en Japón… es como “teddy” para los angloparlantes, para que os hagáis una idea) que es mascota de un parque de atracciones, y por unas circunstancias que aquí no mencionaré, acaba siendo una especie de disfraz y alter-ego para Sousuke… con todas las consecuencias que ésto conlleva. Lo de “fumoffu” viene por que Bonta-kun… sólo sabe decir “fumoffu”, así de sencillo (el distorsionador de voz funciona así… no, eso tampoco tiene explicación xD) . Como iba diciendo, los mejores gags en ésta serie tienen que ver con éste personaje. Imaginaos un oso de peluche enorme hablando de forma kawaii, portando una ametralladora y luchando contra policías psicópatas, acosadores y clanes yakuza… Vale, lo comprendo, no es algo que sea facil imaginar: tenéis que verlo. Y creedme, vale la pena verlo, sólo para pasar unos minutos de carcajadas continuadas.

Contemplad, señoras y señores, al héroe definitivo del siglo XXI.

Contemplad, señoras y señores, al héroe definitivo del siglo XXI.

Además, Bonta-kun como alter ego de Sousuke aporta un plus de atractivo al personaje: nos muestra en parte el lado más tierno y empático de éste sargento (porque en principio puede parecer que no tiene, con lo corto de miras que es el pobre). Lo malo es que sólo aparece en unos cuantos episodios (y eso que de por sí la temporada es bastante corta, con 12 capítulos nada más) y que además tarda en aparecer en la serie, pero en cuanto aparece ya no podréis olvidarle jamás, os lo aseguro.

Aún sin Bonta-kun, la temporada se hace muy entretenida de ver de por sí, que al final es a lo que va, ni más ni menos: no a ofrecer tramas complejas o con sentido, sino a que puedas pasar un buen rato. Ningún capítulo sigue un argumento determinado, simplemente te van contando pequeñas historias, sin pies ni cabeza y bastante violentas, la mayoría por malentendidos por parte de Sousuke. Uno de los capítulos que más me llamaron la atención (y en el cual no aparece Bonta-kun) fue uno en que están en clase de Plástica, y te muestran una manera, ehm, diferente… de hacer de modelo para poder dibujarlo, todo porque Sousuke entendió como le pareció la explicación que le dieron acerca de posar… vamos, a mí me llegan a hacer eso de verdad y me vuelvo loca, ¡con lo difícil que es ya de por sí dibujar un modelo estático! Sin contar con que el final de la temporada fue uno de los más impactantes e inesperados que me he podido encontrar en todos los animes que he visto… y por supuesto, sin perder ese toque de humor tan característico en ningún momento, ¡a pesar de que trata de algo tan escalofriante como un arma bacteriológica!

Hay algo de romance intuido también, pero muy poco. A Chidori se le ve a la legua que está enamorada de Sousuke, y en ésta temporada parece que éste también siente algo por ella, pero como comprenderéis con su carácter no resulta nada romántico… y el hombre es tan cazurro que ni siquiera se da cuenta de que tiene a dos chicas (sí, hay triángulo amoroso) guapísimas tras él, así que éste aspecto resulta bastante más desapercibido. Resulta más importante para el anime la dosis de humor que tiene que ésto, al final.

Como siempre analizo la banda sonora y los openings/endings de los animes que critico… aquí no resulta nada del otro mundo, más que para ayudar a la ambientación surrealista. El ending con los personajes en versión chibi y una canción que resulta prácticamente idéntica a “Game of Love” de Santana encaja mucho más con el tono de la temporada que el opening, que resulta bastante más… ehm, shojo, y engaña bastante al espectador, que por un momento se piensa que va a ver otra cosa… xD Tanto el opening como el ending son cantados por la misma persona, por cierto (Mikuni Shimokawa), que es  además quien ha cantado los de las demás temporadas.  Como ultima curiosidad, el opening, Sore ga, ai deshou, aparece también como ending en un capítulo de Lucky Star (del mismo estudio, acordaos) cantado en un karaoke por Konata (es decir, por su seiyuu, Aya Hirano)… de forma bastante convincente, todo hay que decirlo :P.

En fin, quizás no se trate del anime del siglo, ni mucho menos; más bien se trata de un respiro si ya estás algo cansado de ver animes con tramas pesadas y “serias”, tan recomendable para el que nunca ha visto Full Metal Panic antes como yo y no estan demasiado interesados en la trama principal, como para los que son seguidores de la serie en sí. Además, tiene muchas referencias a películas bélicas, así que si además os va ese tipo de historias seguramente os riáis aún más con los gags. ¿Lo peor? Que tenga tan pocos capítulos. Aunque probablemente, con el éxito que ha tenido, los de Tokyo Animation (que son los responsables de ésta temporada y de la tercera) vuelvan a hacer algo parecido… todo se andará.

Escuchando: Rewrite, de Asian Kung Fu Generation (4to Opening de Full Metal Alchemist)

Los dos hermanos Elric, Edward y Alphonse

Los dos hermanos Elric, Edward y Alphonse

Mientras la cuenta atrás para que Full Metal Alchemist: Brotherhood se estrene en YouTube Europa ya va tocando a su fin, he decidido que ya iba siendo hora hablar de la primera serie que se hizo sobre estos dos hermanos alquimistas, allá por el año 2003. A partir de ahora diferenciaré a ambas series en dos apartados distintos.

No es ningún secreto que esta serie fue una de mis preferidas por mucho tiempo, y una de las responsables de reintroducirme a este mundillo del manga/anime después de algunos añitos sin ver nuevas series. Soy consciente de que a muchas personas les cuesta engancharse, porque al principio resulta un poco pesada de seguir, con muchos capítulos irrelevantes para la trama principal de la historia. Sin embargo, hacia el capítulo 13, la serie adquiere otro ritmo mucho más dinámico, lo que recompensa el haber estado siguiéndola de forma más o menos constante. A pesar de que hacia un poco más de la mitad de la serie el argumento resulta totalmente distinto al del manga, resulta sólido y bastante bien llevado, que tiene casi de todo: acción, aventuras, mucho humor entremezclado con situaciones muy dramáticas, muchas escenas y diálogos que le hacen a uno pensar… lo único que se podría echar de menos en éste anime es el romance, que más o menos se intuye en algunos puntos sin llegar a darse del todo (como un casi, casi, pero no). No obstante, éste es un shonen, uno creado por una mujer (Hiromu Arakawa) pero un shonen al fin y al cabo; obviamente le da mucha menos importancia a ésto.

Éste anime consta de 51 capítulos, que podrían tener su broche ¿final? en la película que se hizo después, El Conquistador de Shambala. Personalmente ésta última no la recomiendo; si el final del anime ya resultaba abierto y un poco amargo, la película no resuelve muy bien la situación, más bien lo enrevesan todo bastante más, y resulta innecesario. Tampoco es que sea muy fan del final de éste anime, pero lo prefiero al de la película, sinceramente.

Una de las cosas que más me gustaron del anime fue la forma en que tratan a los personajes. La gran mayoría de ellos resultan interesantes y carismáticos; sobre todo, en mi opinión, los personajes femeninos, que tienen personalidades muy fuertes y desarrolladas (supongo que el que esté llevado a cabo por una mujer tiene mucho que ver con eso…). Los principales evolucionan de forma notable: por ejemplo puedes ver claramente cómo, al principio del anime, Ed es un chiquillo arrogante e impulsivo, que odia que le juzguen por su estatura, y a medida que el anime avanza el personaje crece un poco en todos los sentidos, volviéndose mucho más maduro. La parte negativa de esto es que en éste anime muere mucha gente… por lo que sientes mucho más la pérdida de personajes con los que te habías estado encariñando. Spoiler: NO SEGUIR LEYENDO SI NO SE HA VISTO EL ANIME. Uno de ellos fue Hughes, quien fue de mis personajes favoritos a pesar de que es un secundario, y fue a quien más eché de menos cuando le matan, que por cierto, éste resulta un punto de inflexión importante en la trama tanto del anime como del manga. FIN DE SPOILER.

No hay malos ni buenos muy diferenciados en el anime; por lo general, los personajes que se pueden considerar villanos son seres humanos, pues son los culpables de muchos errores que hay en la alquimia (una de las mejores frases del anime es la que dice Ed en el primer capítulo del anime: “Si vuelas demasiado cerca del Sol, acabarás precipitándote contra el suelo“.) La diferencia, como es lógico, está en quien asume esos errores como suyos, y en quien no quiere asumirlos, hundiéndose en una espiral de destrucción que afectará tanto a sí mismo como a quienes le rodean. Ese error es algo que pagan desde el principio los protagonistas Ed y Al, quienes al realizar el mayor tabú que se conoce en alquimia pierden parte o la totalidad de sus cuerpos… y para colmo, el resultado no es el que deseaban. Para redimirse de su error, han de realizar muchos sacrificios; esto significa renunciar a una vida normal con la gente a la que quieren. No hay aprendizaje sin errores, no obstante, y por ello aprenden muchas cosas de la vida que quizás no hubieran podido conocer en otras circunstancias.

Otro gran punto fuerte en el anime es la banda sonora, compuesta por Michiru Ooshima. A mi punto de vista resulta fascinante y ayuda mucho a meterse en situaciones de lo más diversas. También hay que contar con los cuatro openings y los cuatro endings que tienen la serie, que se hacen mucho mejores a medida que la serie avanza… igual que la serie misma.

De resultas, ésta serie consiguió hacerse un hueco entre las más famosas, y ahora con el nuevo remake que han hecho, vamos a tener mucho más para disfrutar. Sólo espero que, tal como hicieron en ésta serie, no se caiga en el error de alargarla en cientos y cientos de capítulos, porque se hará muy pesada de seguir, y que en verdad consiga subir el listón que había dejado, al basarse más en la historia del manga.

Bueno, sé que llego tarde a ésta noticia… pero más vale tarde que nunca, ¿no es cierto?

Como ya muchos sabréis, desde Abril de éste año que en Japón están emitiendo una nueva temporada(aunque no sé si llamarla tal o más bien un remake…) de Full Metal Alchemist, llamada “Brotherhood“, que va a ser más fiel a la historia que se sigue en el manga, de mano del mismo estudio que hizo el primer anime, Bones. A día de hoy van por el capítulo 6, y al parecer (me he spoileado yo misma en Wikipedia) muchos de los hechos son como ya lo hemos visto en la primera serie de anime, pero más resumidos en bloques, y distintos en muchos aspectos.  Así que va a ser cierto que siguen la forma argumental del manga… habrá que verla para saber hasta qué punto eso va a ser así realmente.

Ayer tenía pensado verme el primer capítulo para ver qué pinta tiene esto, pero me cabreé cuando vi que en YouTube no estaban disponibles los videos que había subido la gente al respecto(lo conseguí ver de todos modos en otro sitio, ya hablaré de ello en otro post). Y cuando ya me iba a poner a despotricar sobre la política que siguen en YouTube de no permitir que la gente suba anime, hoy, navegando por Google, me encontré con la noticia que ponían en varios blogs que ahora os hago saber por aquí: YouTube sí va a emitir la serie. Al parecer, Panini consiguió un acuerdo de licencia, han creado un canal específicamente para emitir la serie por YouTube en la zona europea, y el primer capítulo lo emitirán el 16 de Mayo… es decir, mañana. Cito directamente de la fuente donde me encontré esta noticia, el blog de Zona Fandom:

“Para ello Panini ha habilitado un canal en Youtube (…) en el que emitirán en streaming y en alta calidad con subtítulos en diez idiomas cada uno de los episodios de los que contará la nueva serie de Bones. El 16 de mayo estrenarán el primer episodio de la serie y durante la semana siguiente emitirán los episodios que resten para alcanzar el ritmo japonés (que este domingo emitirá el séptimo episodio). Una vez hecho esto emitirán cada miércoles, comenzando por el día 27 de mayo, el episodio de esa semana emitido en Japón tan sólo tres días antes(…)”

Como comprenderéis, al conocer la noticia me sorprendí y me alegré mucho. Ya era hora de que se diera un paso tan importante, y que sin duda alguna va a marcar precedentes para las siguientes series anime que quieran emitir de ahora en adelante fuera de Japón y por medio del así llamado streaming online. Y si se hace lo mismo para las demás series que ya tienen licenciadas en Europa, mejor que mejor. Esto creo que va a suponer, por otra parte, el fin de los fansubs… o quizás no. Habrá que ver qué respuestas toman aquellos que ya se decidieron a poner subtítulos a FMA: Brotherhood antes de que Panini licenciara la serie para hacer esto… probablemente sigan haciendo su trabajo, pero el panorama ya no va a ser igual que el que era antes.

Yo ya había visto, como os dije, el primer capítulo de ésta serie, y aunque algunos detalles me gustaron bastante, respecto a otros no estoy tan segura… de una forma u otra, acabaré hablando de ello… igual que haré con la primera serie de anime, a la que tomé muchísimo cariño (y la cual hace tiempo que estoy volviendo a ver), y con el manga. Estad atentos a los próximos updates, porque muy posiblemente traten de esto.